Saber vivir

Mi reflexión: Saber vivir y los celíacos

Hoy quiero reflexionar sobre el tiempo dedicado el pasado martes en el programa Saber vivir de la 1 de TVE a la enfermedad celíaca.

Va por delante que cualquier referencia a la celiaquía en los medios de comunicación siempre es bienvenida, y más esta vez que FACE anunciaba en su cuenta de Facebook su intervención en un programa que tiene bastante audiencia.

Dicho esto me esperaba otra cosa, francamente.

El programa empezó bien, introducía la señora Montero diciendo que un celíaco en este país se gasta 1.500 euros más en la cesta de la compra al año. ¡Bien! Y la doctora Bellón daba una explicación breve y precisa sobre la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca y inisitiendo en que nuestro único tratamiento es la dieta sin gluten de por vida.

Para mi, el primer error garrafal (si lo hicieron intencionadamente no termino de encontrar la lógica porque no lo explicaron en ningún momento) sobre la mesa había un surtido amplio de productos sin gluten, pan, magdalenas, palmeras, galletas, harina y UN KILO DE HARINA DE TRIGO en medio de todos los productos sin gluten. Si estaba ahí encima para establecer algún tipo de comparación no se hizo y la verdad, a alguien que desconozca el tema de la celiaquía, podría incluso desorientarle.

Cuando empezaron a comentar qué es el gluten y para qué sirve, el representante de Suministros Dietéticos Controlados (SDC) explicó la dificultad que conlleva elaborar productos sin gluten, sobre todo a la hora de garantizar la ausencia de trazas. Que el producto ha de ser tratado con cuidado extremo de principio a fin y que además se elabora en pequeños obradores, algunos de ellos casi artesanos. También hizo hincapié en que la demanda de este tipo de productos es muy minoritaria y eso lógicamente encarece el producto final. Explicó que el gluten es la proteína que da elasticidad a las masas y que eso conlleva mucha dificultad a la hora de conseguir textura y esponjosidad sobre todo a la hora de elaborar pan.

En cuanto a la intervención de FACE, enseñaron el famoso libro “fijaros bien todos estos productos que salen en el libro que pueden ser consumidos por celíacos”, decía la señora Montero hojeando el libro. La explicación que dieron desde FACE fue a mi modo de ver difuso, ya que la idea que quedó flotando en el ambiente es que un celíaco tiene dentro del libro productos específicos (véase pan, magdalenas, galletas…) y otros que puede consumir de la cesta de la compra normal, y se puso el ejemplo (desde mi punto de vista desafortunado) de las natillas, diciendo que podemos comer las mismas natillas que cuaquier persona no celíaca. Perdone usted señora Luján, esto no es así y usted lo sabe o debería saberlo. Cuando hablamos de natillas, yogures, embutidos… productos en los que no interviente como ingrediente principal la harina debemos tener la precacución de comprobar que son libres de gluten, ya que como usted bien sabe existen yogures de sabores que contienen gluten, de hecho en el famoso libro de FACE estos productos aparecen con el semáforo amarillo. Esta afirmación puede dar lugar a error el caso de personas que no sepan manejar bien la dieta sin gluten , pensemos en abuelos que compran unas natillas “normales” ya que en la televisión dijeron que se pueden comer. Le recuerdo señora Luján que en el mercado existen natillas que llevan galletas María. Otro ejemplo es el jamón york, todos sabemos que el jamón extra no tiene gluten, pero ¿qué pasa con las plaetas o fiambres de york? Que además son bastante más económicas que el jamón york extra. Son productos que todo el mundo consume pero que nosotros debemos hacerlo con reserva y comprobando siempre que son sin gluten.

Me decepcionó un poco la intervención de la señora Luján, representante de FACE, ya que en ningún momento se habló de la lógica subvención que necesitarían estos productos ya que como sí se dijo, la única medicina que a día de hoy tenemos las personas celíacas es nuestra alimentación. Sólo al final de la entrevista y como un breve inciso comentó la señora Luján que en otros países de nuestro entorno existen subvenciones y en España no.

También me decepcionó bastante que no se hiciese mención a la recogida de firmas que hay a través de internet y que parece que al menos ha puesto el dedo en la llaga ya que el Ministro de Sanidad dice que el gobierno “estudiará” nuestra petición (cogemos la noticia con pinzas ya que estamos en época electoral y ya sabemos cómo van estas cosas).

http://ecodiario.eleconomista.es/politica/noticias/6567327/03/15/Alonso-dice-que-el-Gobierno-estudiara-la-peticion-de-celiacos-para-equiparar-el-precio-de-los-productos-sin-gluten.html#.Kku8iH0KffDah3W

Y para terminar dejo dos perlas de la señora Montero:

1. Bueno el pan es pan y es importante, pero por ejemplo unas galletas digamos que son un capricho. ¿Perdone? ¿Unas galletas de desayuno son un capricho? Vale.

2. Despidió el corte diciendo que a ver si conseguimos que “esa proteína” sea más barata. ¿Perdón? NO necesitamos que el gluten sea más barato, de hecho el gluten no es caro, necesitamos que los productos que NO LLEVAN esa proteína sean más baratos.

Y para los que no pudisteis verlo aquí os dejo el enlace al video del programa.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-manana/ser-celiaco-sale-caro-1500-euros-mas-ano/3048328/

 

 

Comments
4 Responses to “Mi reflexión: Saber vivir y los celíacos”
  1. famalap dice:

    Pues si, una intervención de lo más desafortunada, en todos los sentidos

    No sólo había harina de trigo, había madalenas la bella easo, por lo que se supone que era para hacer comparativa, que la idea habría estado genial si se huera hecho, pero dejarlo ahí para que cada uno lo interpretara , fue un error

    Para mi otro error, fué sacar tanta palmera de chocolate y “caprichos” varios, porque es la manera de frivolizar nuestras peticiones y necesidades básicas. Habría sido deseable que hubieran sacado unos cereales o unas galletas maría para desayuno, la harina, pan y pasta… el resto, sobraba. Igual que para la Montero unas galletas de chocolate le pareció un capricho, le parece al resto de los mortales…a mi también me lo parece.

    En fin, una buena oportunidad que tuvimos y no supimos aprovechar!!

    Saludiños

    • Mi menú sin gluten dice:

      Lo de las magdalenas se me pasó, tendré que volver a ver el video. Es que la harina de trigo me rechinó tanto cuando la vi…No se pueden dejar estas cosas a la interpretación de la gente.

      Lo de interpretar galletas como “caprichos”, hombre hay niños que desayunan galletas María, cereales también habrían estado bien, aunque seamos sinceros ¿Quién no se da un capricho de vez en cuando?

      Una lástima haber perdido ese tiempo de televisión que sabemos todos que cuesta muchísimo.

      Besiños.

  2. David Foody dice:

    Susana, Marisa, estoy totalmente de acuerdo con vosotros.
    Desafortunada exposición del asunto, y trivialización gratuita, que no merecemos nadie de los televidentes, celíacos o no.
    Y si, los alimentos tienen un coste normalmente mayor, pero hay pequeños Obradores que se estan esforzando por lograr alimentos muy sabrosos, y con unos precios mesurados.
    A seguir trabajando
    Besos

  3. Mi menú sin gluten dice:

    Lo cierto David es que últimamente hay algunas exposiciones sobre la celiaquía que dejan muchísimo que desear. Esto creo que viene ligado a la “moda” de que dejar el gluten adelgaza.

    El coste de los alimentos tiene que ser mayor, eso no lo dudo, ya que su elaboración conlleva un mayor esfuerzo para las empresas. Sólo con interesarse un poco por el tema es fácil darse cuenta de que esa es la realidad. Otra cosa es que se abuse, y que efectivamente hay pequeños obradores que están logrando resultados muy buenos a buen coste. ¡Ole por ellos!

    Besiños.

Leave A Comment

 

UA-44852144-1