Algodón de azúcar_opt

Mi reflexión: ferias de verano

El verano está tocando a su fin y durante este tiempo y parte de octubre muchos pueblos y ciudades celebran sus fiestas.

En nuestras vacaciones nos paseamos por Pontevedra, ciudad preciosa donde las haya, con un casco viejo para disfrutarlo, durante nuestro paseo estaban empezando a montar las casetas para las fiestas. Y se me vino a la cabeza justo allí, en Pontevedra, la idea de que mi niña no podrá en las fiestas tomarse un cono lleno de churros grasientos, o patatas fritas con ketchup como hacen todos los niños, un perrito caliente… Ni siquiera el algodón de azúcar que los niños comen divertidos. Y si, reconozco que todo lo que se come en una caseta de fiesta está excesivamente grasiento, y que no es comida de lo más recomendable, cocinada en aceites de mínima calidad quemados y requemados, pero por un día no pasa nada (cada día entiendo mejor las palabras de la pediatra de mi niña “los niños celíacos son los más sanos de mi consulta”).

Camión bocadillos_opt

Estos últimos días en Madrid me fui de concierto a las fiestas de varios pueblos y recorrimos la feria entera. Os podéis imaginar el panorama, mil casetas donde se ofrecen un montón de chucherías, bocadillos… Pensad que estoy loca, o paranoica pero en las fiestas y ferias veo el gluten “volar” por encima de las casetas amenazante.

En Baiona y después en Cangas encontramos un puesto donde vendían gominolas y caramelos toffe sin gluten. La verdad es que es una delicia acercarse a un puesto y cuando tu hija mira las gominolas con “ojitos” poder decirle que compre las que quiera. Que todas son sin gluten.

Gominolas sin gluten_opt

Es por eso que pienso mucho en las ferias, en mi niña y en cómo será cuando pida algo y yo tenga que decirle que no puede. Ella está muy mentalizada y supongo que no será un gran problema para nosotros, todo es cuestión de organizarse y no tener que comer en la feria, y volvemos a la historia de siempre, cuando sales con un celíaco no puedes improvisar. También pienso en cuando tenga ella  sus 15 años y vaya con sus amigas, espero que sean solidarias y que vayan a algún sitio donde ella pueda comer.

Aunque ¿sabéis lo que espero de verdad? Que cuando ella sea mayor pueda ir a una feria y tenga la posibilidad de comer en alguno de todos los chiringuitos que hay por la feria. Por eso pienso que hay que seguir mentalizando a la gente y divulgando la celiaquía, para que algún día, espero que no muy lejano, salir con un celíaco no sea un contratiempo.

¿No os parece?

Comments
10 Responses to “Mi reflexión: ferias de verano”
  1. celiaquitos.com dice:

    Seguro que tu pequeña cuando sea mayor ira a las ferias y podra comer, yo cuando era pequeña no habia hamburguesas en el mc donalds y ahora lo hay, asi que todo es posible, cada vez tenemos mas cosas, asi que hay que seguir luchando

    • Mi menú sin gluten dice:

      Ojalá sea así, que llegue un día que la celiaquía no cierre puertas. Por eso hay que seguir luchando y divulgando, para que los que vienen detrás puedan tenerlo más fácil.

  2. Mercedes López Navarro dice:

    Si, tenemos que seguir divulgando la celiaquía, por los que vienen detrás. Algunos dicen que no es una enfermedad, pero si no lo fuera, no tendríamos limitaciones a la hora de comer, o de salir sin improvisar… Yo no pretendo dar lástima, pero tienen que reconocerla la sociedad como una ENFERMEDAD. Imaginaros si no le dieran la más mínima importancia…. ¿Avanzaríamos?….. No creo.

    • Mi menú sin gluten dice:

      Estoy contigo Mercedes. Una cosa es hacer un drama de esto, que no es la idea. Yo intento que mi pequeña lo vea con normalidad, pero hay que llamar a las cosas por su nombre. Yo escribí un día sobre ello, otra de mis “reflexiones” en la que abordaba el tema de si la celiaquía es una enfermedad o no, y lo tengo claro, es una enfermedad. Afortunadamente no es grave (hay mil cosas peores) pero hay que seguir luchando para conseguir avanzar.

  3. Aura dice:

    Pues tienes toda la razón en lo que dices. Los mayores nos podemos aguantar más, pero los críos, aunque sean tan responsables como tu niña, da cosita que vean cosas ricas y no puedan. Ojalá para cuando sea adolescente la sociedad haya dado un paso más y pueda disfrutar con sus amigas sin preocuparse en exceso por encontrar un lugar donde comer.
    En cuanto a lo de improvisar, toda la razón. Este año tuve que salir corriendo por una urgencia sin poder coger tupper ni mirar dónde comer y, aunque encontré un restaurante donde me dijeron que sí servían a celíacos y al preguntar a la camarera comprobé que se sabía bastante bien la lección de qué podía comer y cómo tenía que servirme, acabé contaminada. En fin, citando a Machado que siempre es bonito, caminante no hay camino, se hace camino al andar. Poquito a poco conseguiremos que nuestra situación se vaya normalizando.

    • Mi menú sin gluten dice:

      Aura yo creo que vamos por el buen camino, poco a poco la sociedad se conciencia. En el colegio de mi nena, donde acaba de empezar infantil, la profesora está mentalizada con el tema, es más, ya me preguntó cuando es el día del celíaco, le voy a pasar los cuentos que tengo de la FACE para que les explique a los niños en que consisten las alergias alimentarias en general (no sólo la celiaquía). Esto hará que cuando estos niños sean mayores estén sensibilizados con el tema, y al menos un poco más familiarizados de lo que lo está la sociedad actual. Tengamos en cuenta que esto de las intolerancias y alergias y esta expansión tan grande es algo relativamente reciente.

      Un saludo y gracias!

  4. Isabel dice:

    Nuestra vida es paralela..jejeje.. Yo también tengo una niña de 2 años recien cumplidos y sufro en silencio el no poder darle unos churros, o comer esas patatas grasientas, etc.. aunque no sean lo mejor del mundo.
    Creo que hasta que no te pasa no lo entiendes, y que no sufrirlo en tus carnes es peor. Pero bueno, al mal tiempo buena cara y ahí estarán sus madres/padres para que su vida sea mejor y cuando sean adolescentes puedan ir a las fiestas de su pueblo y comerse unos churros “gluten free”.
    Un besazo

    • Mi menú sin gluten dice:

      Isabel, hay muchas vidas paralelas a la nuestra seguro! Es triste no poder darle a tu hija a veces lo que te pide, pero también es increíble la capacidad de aceptación que tienen. La mía tiene claro que hay cosas que no come porque le hacen daño y nunca insiste si le dices que no. Yo al final también lo sufro en mis carnes, porque por no verla a ella mirarme con carita me privo de muchas cosas. Siempre digo que soy celíaca solidaria.

      Espero que sí, que en diez o quince años las cosas cambien … por eso estamos aquí ¿no? Intentando que las cosas mejoren.

      Besiños y gracias!

  5. Helena Osés dice:

    Buenas noches.
    Soy de Pamplona y hace poquito escribí en mi blog una especie de “reflexión” sobre como habían sido nuestros primeros sanfermines “sin gluten” este año.

    http://disfrutandosingluten.blogspot.com.es/2014/09/sobreviviendo-mis-primeros-sanfermines.html

    La verdad es que fueron complicados. Pero a mí me pasaba sobre todo como dices que te pasa a tí: ¿Que será de mi niño cuando tenga 15 año? cuando sean las 4 de la madrugada y todos sus amigos vayan a comerse un bocata y él no pueda comprarse nada…
    No sé, supongo que es mejor no darle demasiadas vueltas y veremos como van surgiendo las cosas conforme vaya pasando el tiempo. Pero desde luego, fácil me da que no lo van a tener (a no ser que mucho, pero mucho, cambien las cosas).
    Un besote

    • Mi menú sin gluten dice:

      Hola Helena, como bien dices en tu reflexión sobre los sanfermines, es una MIERDA, yo no quise ponerlo tan claro pero es así.

      Yo no estuve en ninguna de las ferias con la niña porque eran conciertos nocturnos y no procedía, pero no dejé de pensar en ella y lo que no podrá hacer. Y sí, siempre le damos vueltas a todo, porque nos gustaría que nuestros pequeños no tuviesen que pasar por el momento de decir “esto no lo puedes comer” sobre todo según que cosas y que días, pero es lo que nos ha tocado vivir, a ellos y a nosotros, y como bien dices toca adaptarse y llevar con la mayor sonrisa posible esos días “especiales” que para todos son geniales y para nosotros un poco más cuesta arriba.

      Besiños y gracias por contar tu experiencia.

Leave A Comment

 

UA-44852144-1