Vuelta al cole_opt

Mi reflexión: empezando el colegio, un nuevo reto

La semana pasada escribía una entrada contando como fueron nuestras vacaciones sin gluten, y ya estamos metidos de lleno en el curso escolar.

Ante nosotros se presenta un nuevo reto, este año la peque empieza el colegio y se avecina un nuevo cambio para todos. Cumplirá tres años a finales de diciembre y nos parece todavía demasiado pequeña para asumir las “responsabilidades” que conlleva el colegio, y salir de la guardería donde todo es mucho más familiar.

Empezamos una nueva etapa, y no voy a engañaros, hay un cierto run run en mi cabeza. ¿Cómo saldrá todo? Ya os conté cómo fue mi experiencia en la guardería. Ahí se volcaron con la niña y con nosotros, nos ayudaron y en todo momento nos apoyaron. La integración fue perfecta. Incluso, cuando les hablé del día nacional del celíaco, organizaron actividades en torno a las alergias alimentarias en general, para concienciar a los niños y a sus padres de algo que cada día es más habitual. Os conté cómo fue la experiencia en esta entrada y cómo elaboramos pan sin gluten con los pequeños. La verdad es que pasé un día muy divertido con los niños.   Como todo lo que es nuevo en nuestra vida, tengo un cierto temor, que no quiero ni de lejos transmitir a la peque. Cuando elegimos el colegio una de las cuestiones que tuvimos en cuenta fue el tema de su alimentación, que no es pecata minuta en nuestro caso. La Comunidad de Madrid da unas recomendaciones en su web para ofrecer menús aptos, no sólo para celíacos sino para niños con otro tipo de alergias alimentarias. Aquí podéis leer lo que publican en su página web.  Hoy en día, las alergias e intolerancias se están convirtiendo en algo habitual.

También tengo mis dudas o miedos con dos circunstancias, cómo lo aceptarán sus nuevos compañeros, y cómo irán las cosas con los papás de los otros niños, sobre todo a la hora de la celebración de cumpleaños y fiestas. Sólo espero que mi peque no sea excluída, soy optimista por naturaleza y pienso que no será así, cada día la gente está más sensibilizada con este tema. Aunque creo que para conseguir esto también es necesario que pongamos algo de nuestra parte.

Mi “plan de acción” en este momento se centra en tres puntos:

1. La educación de mi niña en esta materia es fundamental, de ello nos estamos encargando en casa y con dos años y ocho meses ella tiene clarísimo que hay cosas que no debe comer. Cuando le ofrecen gominolas  me mira y pregunta, todavía no es capaz de distinguir las que puede comer y las que no puede, pero sabe que algunas chucherías no son buenas para ella. Tiene claro que es celíaca y que no puede comer gluten y así lo dice “yo soy celíaca y no como gluten”. Sabe que el pan no es bueno para ella y ella lo dice: “yo como el pan de mami”.  También está aprendiendo a distinguir en los envases el logo “sin gluten” y lo busca. Creo que de momento estoy logrando el objetivo de concienciarla, y seguiré trabajando en ello día a día. Cada edad requiere sus estrategias.

2. Su profesora y sus compañeros son un támdem. Hablaré con ella y le tranmitiré mis inquietudes. Hoy en día casi todos los profesores conocen el tema de la celiaquía, el que más y el que menos ha tenido algún niño con este problema en su aula. Toda información que podamos falicitar es buena, siempre sin alarmismos innecesarios, sin imposiciones, pero haciendo notar que es un tema serio.

3. Y la última pata de este banco son los padres de sus compañeros. Cuando llegue el momento de asistir a alguna fiesta mi idea es explicar la circunstancia y observar la reacción. Hay gente que ante esto reacciona rápidamente, dice que no hay problema, que le expliques cómo y dónde comprar y que ellos se organizan. Si manifiestan desconocimiento sobre el tema (seamos realistas antes de que la celiaquía llegase a nuestras vidas sabíamos poco sobre ella, y nada sobre como manejar el tema), creo que lo importante es ofrecerse a llevar algo, y sobre todo nunca forzar la situación, hay que dar tiempo a la gente a adaptarse y no todos tenemos la misma capacidad de reacción. Si somos demasiado incisivos con el tema podemos dar lugar al efecto contrario y que nuestra niña quede excluída de la fiesta.

Así intentaré hacerlo y os contaré mis experiencias día a día.

Comments
4 Responses to “Mi reflexión: empezando el colegio, un nuevo reto”
  1. glutoniana dice:

    En casa está claro que no hay problemas si se hace bien, el problema es fuera que es como salir a la guerra. A ver si hay suerte y todos se conciencian 🙂

    • Mi menú sin gluten dice:

      Bueno pues si hay que salir a la guerra se sale, de pronto se me vino a la cabeza una imagen mía con el cuchillo en la boca en plan Rambo jejeje. ¡¡Qué cosas pensamos a veces las madres!!

      El colegio no me preocupa en absoluto, sólo espero que la integración con el resto de sus compañeros sea buena.

  2. Helena Osés dice:

    Buenas cuestiones las que planteas.
    Nosotros sabemos que mi enano (de 6 años) y yo somos celiacos hace 7 meses.
    Te puedo contar que en el cole genial. Le expliqué a su profesora de que iba el tema (cosa que he tenido que hacer de nuevo hoy mismo porque ha pasado de infantil a primaria) y las respuestas por parte de ambas han sido fantásticas.
    Con respecto a sus compañeros, una pasada. Se han concienciado un montón y me cuentan las madres que cuando van por el super y ven productos sin gluten les dicen: “mira mamá, Nicolas puede comer esto”.
    Y los cumples… pues eso sí que es una guerra porque tienes desde la que pasa olímpicamente del tema hasta la que quiere hacer el bizcocho sin gluten y ahí estoy yo para explicarle que tiene que limpiar hasta el horno.
    En resumen, un poco de todo, como en botica.
    Un besote y seguro que va todo genial¡¡

    • Mi menú sin gluten dice:

      Gracias por tu aportación Helena, es increíble pero los niños se adaptan mucho mejor que sus padres. El hijo de una amiga mía va por el super mirando lo que puede comer Irene. Y sólo se ven en vacaciones, pero está muy concienciado. Con los padres supongo que hay de todo como tu bien dices. Aunque cada vez este tema está más al orden del día. Yo estaba concienciada con las alergias alimentarias antes de que me tocase esto porque mi mejor amiga tiene múltiples alergias que desarrolló además de adulta. Y viví con ella muchos problemas a la hora de comer, a veces incluso entre la propia familia.
      Con su profe hablaré del tema el lunes, porque a la entrada y salida del cole hay tanto jaleo que no es buen momento, son los pequeñitos y lloran todos … así que pedí una tutoría y el lunes hablaré. Hoy hablé con la encargada de comedor y cocina del colegio y muy bien, su sistema me gusta. Espero que todo vaya sobre ruedas.

      Besiños y gracias!

Leave A Comment

 

UA-44852144-1