Zoo Faunia 1_opt

Mi experiencia: visitando Faunia y el Zoo de Madrid sin gluten

Hoy voy a contaros mi experiencia en dos salidas que hicimos durante la Semana Santa y el reciente puente del dos de mayo en Madrid. Este es un buen momento para ir con la peque a visitar tanto el Zoo (fuimos durante la Semana Santa) como Faunia (estuvimos este puente).

Últimamente mucha gente me pregunta cómo enfrentarse al momento “comemos fuera de casa”. Me han comentado que no se atreven a dar ese paso, y yo pienso que es un paso importante para conseguir llevar una vida lo más normal posible dentro de las limitaciones que tiene una persona celíaca. Hay algunos detalles que no conviene dejar al azar cuando salimos sobre todo con niños pequeños. La aventura, y más en este tipo de parques, no conviene. Esa es mi opinión.

Antes de ir,  al Zoo primero y a Faunia después me puse en contacto con ellos para informarme de las posibilidades que teníamos de ir con nuestra peque y que pudiese comer sin problemas.

En el Zoo cuando pregunté si tenían carta para celíacos, me remitieron al restaurante Bagaray, diciéndome que ahí era donde podíamos comer con mayores garantías, también en el autoservicio disponen de algunos platos aptos pero  textualmente, mejor en el  Bagaray. Y allí nos fuimos directos cuando llegó la hora de comer. Ni que decir tiene que los precios superaban con creces cualquier servicio de hamburguesa, perritos o bocadillos de los kioscos que abundan por el parque, este es un restaurante con camareros que te sirven en la mesa.  Cuando nos dieron la mesa pedí la carta para celíacos, y me dijeron “eso cuando venga el camarero ya lo consulta con él”. Oh oh… Ese comentario no me gustó mucho. En realidad “la carta” para celíacos se limita a dos o tres platos de la carta normal que pueden comer los celíacos, no existe una carta aparte como tal. Lo que más me sorprendió es que había pechuga de pollo a la plancha, y cuando pregunté por ella me respondió la camarera que no se hacen cargo de la pechuga porque viene “preelaborada” de otro sitio y no garantizan que esté exenta de gluten. Esto me hizo pensar que en realidad no tenemos ni idea de lo que comemos.

Finalmente pedimos pollo asado con patatas, y de postre un helado (afortunadamente las cartas de helados ya van teniendo algunos marcados sin gluten). Eso sí, nos trajeron un bollito de pan sin gluten en su platito aparte, calentito, que no estaba mal de todo.

En Faunia me dijeron directamente que no tenían carta para celíacos, pero sí que había posibilidad de comer en el restaurante “El olivo”. Y allí nos fuimos. El restaurante es un autoservicio. ¡Oh no! Cuando estaba esperado a que me tocase el turno no paraba de ver contaminación cruzada por todas partes. Ya sabéis como van estos sitios, los camareros sirviendo a toda prisa … Cuando por fin me llega el turno y le explico a la camarera que nos habían dicho que para comer una persona celíaca tenía que ser en ese restaurante… Me mira con cara de “¿qué me estás contando?” Y llama a un encargado. ¡Menos mal! Al menos sabía de qué va el tema, me ofreció el menú infantil preparado aparte y especialmente para ella y si teníamos algún otro tipo de intolerancia se hacían cargo. Macarrones, patatas fritas y salchichas con un bifrutas de Pascual (que no le di a la peque porque no sabía si era apto y no viene etiquetado).

¿Mis conclusiones?

La primera, y supongo que a nadie le viene de nuevo esto, es que si quieres comer bien no vayas a un parque temático. Supongo que eso lo tenéis todos claro.

La segunda, es que tienen idea de qué va el tema, intentan ofrecer algo apto, pero en el Zoo por ejemplo la información no fue del todo correcta. Pregunté si tenían carta para celíacos y no era así exactamente. Tenían algunas cosas del menú aptas para celíacos, pero no una carta específica, como cuando vas a un restaurante y tienes tu carta para celíacos con varias cosas a elegir.

Y la tercera es en cuanto a precios, ya sabemos que la alimentación de un celíaco no es precisamente barata y lo que me gustaría es tener opciones de tomar un sándwich, perrito, hamburguesa en cualquier quiosco de los que hay por el parque a un precio bastante más asequible, sin esperar mesa ni que un camarero me atienda. Pienso que si Rodilla ha podido ponerse las pilas y ofrecer sándwich sin gluten, los demás también pueden, cuestión de un poco de voluntad y un pequeño estudio de mercado.

¿Os doy mi opinión?

Dos centros de ocio como son el Zoo y Faunia que reciben a una cantidad tan elevada de visitantes al año deberían esforzarse un poco más, aunque no cabe duda de que te ofrecen “algo” quizá se quedan un poco cortos, además de que el personal debería tener un mínimo de formación si cuando pides información te dicen que un celíaco puede comer en sus instalaciones, cuando pides un menú sin gluten que no te miren con cara de “no sé de qué me estás hablando”, porque te genera una desconfianza creo que bastante justificada. No olvidemos que estamos hablando de un 1% de la población (y subiendo…)

Esta es mi experiencia ¿vosotros tenéis experiencias parecidas?

Comments
12 Responses to “Mi experiencia: visitando Faunia y el Zoo de Madrid sin gluten”
  1. vanesa dice:

    A mi me pasó una cosa similar en el parque de atracciones de Madrid hace 2 años. Fui a comer a un restaurante donde supuestamente tenían comida para celiacos, y al pedirme una hamburguesa me la sirven con cebolla crujiente. .. yo todavía no he visto ese tipo de cebolla sin gluten! Le pedí al camarero q por favor me trajeran el envase de esa cebolla frita para asegurarme… y confirmé q llevaba harina de trigo! Me pidieron disculpas… para qué? el cabreo y malestar q se me puso fue enorme, la impotencia de tener q exponernos a contaminarnos y q cometan estoserrores monumentales! !

    • Mi menú sin gluten dice:

      Madre mía Vanesa, esto que cuentas ya no es cuestión de mejor o peor calidad, sino de un fallo gordo en cuanto al conocimiento de lo que supone una dieta sin gluten. Lo que yo digo… hay mucha desinformación en este terreno. De poco sirve que ofrezcan un menú sin gluten si el personal no tiene una formación adecuada.

      Un saludo y gracias por dejar aquí tu experiencia.

  2. Mi opinión es que como no confiamos en lo que nos vamos a encontrar, la mayoría de nosotros nos vamos con la comida preparada de casa, por lo que ni se enteran de que vamos.
    Si TODOS hiciesemos lo que tu, llamar a preguntar, ya se irian dando cuenta de la cantidad de dinero que pierden al no ofertar menu SG en todos los restaurante y puetos de comida de los parques.
    Un saludo

    • Mi menú sin gluten dice:

      Pepa yo voy a intentar seguir en esta línea. Que se enteren de que somos muchos, cada vez más. No os voy a engañar, llevaba gustanitos y un par de magdalenas en el bolso por si acaso. Pero tengo dos objetivos, comprobar cómo es esto de comer fuera de casa haciendo dieta sin gluten y el segundo es conseguir que poco a poco se pongan las pilas en la hostelería. Si todos nos movilizamos verán que somos muchos.

      Gracias. Un saludo.

  3. Nosotros estuvimos en Faunia y Marzo y bueno, mi niño se comió los macarrones y una salchicha. Estoy contigo en que algo es algo pero la comida me pareció mala y cara la verdad.
    Y por lo de salir de casa, nosotros sólo llevamos 3 meses de vida “celíaca” (tanto mi enano como yo) y desde el momento 0 tuve claro que nuestra vida seguiría, en la medida de lo posible, igual.
    Desde entonces hemos estado en Madrid (Faunia) y ahora en semana santa nos hemos ido a Amsterdam. Viaje para el cual me informé, me miré con mucha antelación restaurantes (enviándoles mails) y supermercados, y la verdad es que el viaje ha sido una gozada.
    Yo no tengo problemas en llevar el “tuper” y el pan a todos lados. Creo que siempre es mejor eso que quedarse en casa.
    Un besote

    • Mi menú sin gluten dice:

      Helena mala y cara fue también nuestra comida. Obviamente en estos sitios bien no se come, seas celíaco o glutanero. Lo que les falta desde mi punto de vista es ofrecer un poco más de variedad, y formación del personal.

      Seamos realistas, pedir calidad en estos sitios es imposible. Lo del tuper fue el año pasado, que era chiquitina la enana, pero ahora mismo ella disfruta muchísimo sentándose a la mesa y pidiendo. No te imaginas como le gusta a mi hija el tema de salir, sentarse en un restaurante. Así que yo lo que quiero es intentar darle normalidad a esto… Lo intentaré. Lo último como tu bien dices, quedarse en casa.

      Besiños.

  4. Hola
    Yo he tenido la misma experiencia, en el zoo, parque de atraciones, faunia y terra mitica.

    Mi conclusión es mejor llevar un bocadillo de casa y olvidarte de comer bien en estos restaurantes

    Es cierto, como dice Pepa Perez que como la mayoría no nos fiamos, y acabamos llevando el bocadillo, no se han molestado en ofrecer un servicio de calidad para los celiacos. Si nos molestamos en preguntar, escribir y llamar con anterioridad preguntado por el menú SG a lo mejor se esmerarían mas al ver la demanda que hay.

    No se, pero por el momento para lo que ofrecen, de calidad malísima y carísimo, es mejor llevarse tupper o bocata casero

    • Mi menú sin gluten dice:

      Gracias por tu comentario. No quiero repetirme, pero intentaré seguir insistiendo en comer fuera aunque sea en estos sitios. A ver si conseguimos que se mentalicen y que sean capaces de ofrecer algo más. Ir al parque de atracciones cargada además de con todos los bártulos de la chiquitina, con el bocata es un rollo…

      Gracias por tu comentario. Un saludo!

  5. la verdad es que me ha parecido muy interesante

  6. Daniel dice:

    parece mentira, que se vaya al faunia y al zoo y sirva de comentario para centrarse en servicios de comida, que si q ya sabemos q comer fuera para un celiaco es complicado y no es ninguna novedad, y a quien le sorprende eso? No he ido al faunia pero ayer si por primera vez al zoo y lo que mas me llamo la atención es el mal estado de gran parte de los animales (q no todos) que allí estaban y la precariedad de las instalaciones, buscando quejas en tal sentido parece que a todo el mundo le pasa el tema como desapercibido o no le es de ninguna importancia. Háblame de parque de atracciones, restaurantes, la warner si lo prefieres, recomienda sitios y soluciones para comer que creo que deberían fomentarse la señalización en las puertas por parte de los comercios e instituciones públicas, pero que no pase por alto el mal estado en general de las instalaciones del zoo y el poco caso que se le hace porque realmente es una pena (por cierto, yo lleve comida de casa)

    • Mi menú sin gluten dice:

      Buenos días Daniel, la entrada sobre Faunia y el Zoo trata sobre las posibilidades que ofrecen ambos parques en cuanto a restauración para celíacos porque esta web está dedicada a los celíacos. Recetas, experiencias, salir fuera de casa y demás andanzas.

      Para hablar sobre el estado de las instalaciones del Zoo, existen páginas a tal efecto.

      Un saludo.

Leave A Comment

 

UA-44852144-1