sin gluten

Mi reflexión: ese negocio llamado celiaquía

Sin glutenCuando a mi pequeña le diagnosticaron celiaquía entré a formar parte de un colectivo de personas para quienes la cocina diaria se convierte en algo un poco más complicado que para el resto de mortales. Como bien dice la doctora de mi hija, los celíacos son niños sibaritas (lo dice así porque es pediatra, pero lógicamente se extiende a los celíacos de cualquier edad). Con ellos no valen ofertas de 3×2, hay que comprar lo que no tiene gluten y punto. Casualmente los productos de calidad “extra” son los que suelen venir etiquetados como “sin gluten”, esto no quiere decir que otros productos más económicos lo lleven, pero ante la duda no podemos jugar con nuestra salud.

En torno a la celiaquía y al mundo sin gluten hay un mercado emergente en los últimos años, casi tanto como la explosión repentina de casos de celiaquía en nuestra sociedad. Algunos empresarios se han dado cuenta del nicho de consumidores que supone esta intolerancia. No sólo en cuanto a supermercados se refiere, poco a poco también van proliferando los negocios sin gluten, panaderías y obradores, hoteles y restaurantes. Esto ha contribuido a que tengamos más donde elegir y que los precios (a pesar de distar mucho de productos “normales”) se hayan moderado algo.

Evidentemente si un grupo de amigos sale a cenar una noche y entre ellos hay algún celíaco escogerán un local donde puedan comer todos con total y absoluta seguridad, sin que nadie se quede al margen. Con lo que el mercado es mucho más amplio que ese 1% de población diagnosticada, ya que los celíacos tienen familia y amigos que modifican sus hábitos para adaptarse a este pequeño contratiempo, ya que para los demás no supone un grave trastorno mientras que para un celíaco cenar en un restaurante no preparado para ellos es un verdadero suplicio, cuando no sufren una contaminación y se ponen malos.

En cuanto a los supermercados el ejemplo más claro lo tenemos en Mercadona, el “paraíso” para las personas celíacas. Aunque cada vez en más sitios hacer la compra se está convirtiendo en una tarea más fácil. Si bien es cierto que en su afán por captar clientes hay empresas que se han dedicado a etiquetar como sin gluten productos que naturalmente no lo contienen, contribuyendo con ello a crear un poco de confusión. No olvidemos que en una casa donde hay un celíaco si se compra jamón de york (por poner un ejemplo) se compra sin gluten para toda la familia.

Quién no conoce a celíacos diagnosticados hace diez o quince años (muchos de los que leáis esto probablemente) que nos cuentan lo difícil que era en ese momento saber si los productos eran aptos o no. Se ha conseguido mucho en los últimos años, en parte gracias a todas esas personas que desde hace años trabajan para conseguir normalizar nuestra situación y sensibilizar a la sociedad. En parte por el trabajo de las asociaciones oficiales. Poco a poco se irá consiguiendo más. Un correcto etiquetado de los alimentos es fundamental, no sólo para el colectivo celíaco, sino para tantas personas que padecen alguna intolerancia alimentaria. Hoy en día se están convirtiendo en algo habitual, hasta el punto de que la OMS piensa que la verdadera pandemia de este siglo serán las alergias/intolerancias alimentarias.

¿Cómo lo habéis vivido vosotros? Si os han diagnosticado hace años me gustaría que contaseis vuestra experiencia.

¡Muchas gracias!

Comments
11 Responses to “Mi reflexión: ese negocio llamado celiaquía”
  1. celiaquitos.com dice:

    Pues hace 33 años no habia asociaciones. Ahora las criticamos mucho. Pero en su dia hicieron un gran papel. Conseguimos que empezasen analizar productos, pero antes de que eso existiese solo podiamos comer productos naturales. Os lo imaginais?
    Las primeras listas de comida eran minusculas, aun estan por mi casa como reliquia
    Luego aparecio cholo. Un pastelero de Coruña que nos hacia cosas sin gluten, recuerdo cuando llego por seur mi primeta tarta sin gluten no casera.
    Luego empezaron a llegar a España empresas como Schar y sanavi y llegaron las primeras galletas y panes incomibles.. menos mal que eso ha mejorado
    Y asi poco a poco todo fue avanzando. Hasta lo que hoy conocemos. Una sociedad donde ya se conoce el gluten, donde tenemos infinidad de opciones para comprar, para comer,.. Por supuesto que todavia tenemos mucho por lo que luchar pero no os os podeis ni imaginar lo que era antes

    • Mi menú sin gluten dice:

      Si hoy no es fácil, imagino como debía ser en esos momentos. Las asociaciones cumplen y han cumplido su función. Hoy en día con la proliferación de la información e internet supongo que deben replantearse su funcionamiento.
      Gracias por compartir aquí tu experiencia.

    • Marta dice:

      Yo tengo 31 años y llevo siendo celíaca 30. Para mis padres era una locura porque además de ser la primera celíaca de la familia y de todo el entorno, la comida era muy poca, muy mala y muuuuuuy cara y difícil de conseguir.
      Y me había olvidado de Cholo! recuerdo las fiestas de celíacos en Santiago con las cosas de Cholo, qué ricas!

      • Mi menú sin gluten dice:

        Esa es mi reflexión basicamente, lo que se ha mejorado en estos años. Lo duro que era antes, si ahora nos quejamos de los precios de los productos sin gluten (yo la primera) antes no sólo eran caros sino difíciles de conseguir según donde vivieses. Yo soy de un pueblo de Galicia (más o menos grande) y los celíacos (pocos) que había entonces tenían que organizarse para ir a comprar a Vigo cada cierto tiempo a hacer la compra.

      • celiaquitos.com dice:

        Marta me alegro de leer a alguien que vivio la epoca de Cholo, menos mal que alguien se preocupo de nosotros.

        • Marta dice:

          sí, y tan bien además! 🙂 No sé si era porque era pequeña o realmente estaba todo rico pero el recuerdo que tengo es muy bueno!

  2. Yo lo soy hace muy poco (6 meses) y no quiero ni imaginarme lo duro que ha debido ser vivir la situación hace 15 o 20 años…yo creo que deberíamos tener muchas más facilidades de las que tenemos y sobre todo a nivel de hostelería la educación es fundamental. Hoy comentaba con la digestivo que me controla que la mayoría de celiacos con transgresión dietética lo son por la contaminación cruzada.

    • Mi menú sin gluten dice:

      Yo estoy en tu situación, vivimos con esto desde abril, aunque conozco algún caso de gente que lleva años y la verdad es que no era fácil. Si ahora no lo es, mucho peor entonces. Por lo menos ahora la gente sabe que el gluten existe y que hay personas a las que les sienta mal, aunque no tengan muy claro términos como contaminación cruzada o que alimentos lo contienen. Al menos saben que existe.

  3. glutoniana dice:

    Llegué hace 5 años a este mundo así que no sé como debía ser de duro antes. Aún así creo que hay una gran desinformación en demasiados sitios y hay que dar un gran paso.

    Y el tema asociaciones creo que mejor no tocarlo viendo algunas cosas que he visto… no se puede decir que no hagan nada pero no hacen todo lo necesario ni llegan a todo el territorio.

    Y el tema precio de los productos pues es un gran negocio para algunos, pero al fin y al cabo son empresas no ONGs. Si alguien intentara bajar precios seguro que se le tiran a la yugular o compran la empresa…

    Hay que mejorar muchas cosas aún, pero seguro que visto desde la distancia se han hecho grandes avances.

    • Mi menú sin gluten dice:

      Glutoniana la desinformación es nuestro caballo de batalla, hoy la gente sabe que existe la celiaquía (es un paso) pero no tienen muy claro como se maneja el tema. Yo misma estaba en esa situación hasta que tuve que coger el toro por los cuernos y aprender a manejar la enfermedad.

      Lo de las asociaciones, yo creo que tienen que renovarse. Las cosas no son como antaño. ¿Cómo sería la renovación? Esa es la cuestión, no es fácil.

      En cuanto al tema precios yo creo que siempre estarán por encima de los productos “normales” pero también creo que hay margen de ajuste, lo que pasa es que los celíacos tenemos que consumir productos sin gluten si o si y de ello se valen. Afortunadamente empresas como Sam Mill’s están empezando a ajustar lo más posible gracias a un modelo de negocio diferente (tuve la suerte de escuchar como funciona su empresa en la jornada de celiaquía de Boadilla del Monte) y me quedó claro que es posible hacerlo.

      Mención aparte tienen los gobiernos de turno con las ayudas o subvenciones (hoy en día inexistentes).

      Hay mucho que mejorar, pero creo que vamos por buen camino.

  4. Marga dice:

    Hola!!
    Te he dejado un premio en mi blog Blogueando sin gluten, puedes recogerlo en este enlace: http://blogueandosingluten.blogspot.com.es/2013/12/nuestro-primer-premio-premio-dardos.html.
    Te animo a que visites también mi blog Mundo sin gluten de Marga: http://mundosinglutendemarga.blogspot.com.es/.
    Un besote.

Leave A Comment

 

UA-44852144-1